domingo, 31 de mayo de 2009

XI

Préstame tus manos,
para hacer un sueño.

Préstame tu voz,
para hacer una canción.

Préstame tus ojos,
para llorar una sonrisa.

Préstame tu boca,
para reir una lágrima.

Préstame tu aliento,
para robar un ensueño
cargado de besos
y mucha emoción.

Préstame la noche,
para amarte sin reproches.

Préstame tu vida,
para darte mi pasión.


Caracas, 30-05-2009

De donde

Cuando escribo,
escribo desde mi tristeza,
desde mis carencias,
mis miedos,
mis vacíos,
mis desamores.

Tenía muchos años que no escribía así,
que no me sentía libre para hacerlo.

En el fondo,
nunca se deja de ser uno mismo,
aquí sigo,
aquí estoy,
recordando viejos y nuevos sueños,
cosas olvidadas
y cosas vividas,
gente que está
y gente que pasó.

He amado a medias,
esa es la verdad,
como casi todas las cosas que he hecho.

Me frustro a veces,
cuando las cosas no salen como quiero,
me molesto,
me engrincho,
me gana la soberbia
y la ira
y sé que en el fondo no gano nada con eso,
sí, gano frustración,
eso es lo que gano.

¿Por qué existirán personas que no tienen nada?
No tienen familia,
ni casa,
ni vecinos,
nadie que los quiera,
ni siquiera un pobre perro callejero que les ladre.
Debe ser muy triste
estar tan solo en la vida,
porque hasta la esperanza
debe haberse ido de esas personas.

Y si lo pienso bien
soy muy afortunada,
tengo a mi mamá,
a mis hermanas,
a mis sobrinas,
a Dios,
a mí misma,
a mi trabajo,
a mi carrera,
tengo amistades,
buenos compañeros de trabajo.

Tengo salud,
mi cuerpo completo,
mis virtudes
y mis defectos,
sigo siendo joven,
inteligente
y bonita.

Y aunque las cosas a veces
no vayan bien,
sigo teniendo,
mucha,
pero mucha esperanza
y mucha fé.

Caracas, 11-08-2008

¿Quién soy yo?

Aún lo estoy descubriendo.
Busco el amor,
le temo al amor,
pero si lo hayo,
tampoco lo encuentro.

Juego con el,
como si fuera una mariposa
que luego se vá,
lejos, volando
se olvida de mí
como si yo nunca
hubiera existido
y me deja tan triste y confundida,
más perdida que antes,
más perdida que nunca.

Y entonces,
vuelvo a olvidar quien soy,
hasta que aparece otra mariposa
de colores brillantes y alegres,
y corro detrás de un sueño lejano con alas,
que hace que me pierda y no me encuentre
y en ese lugar sólo queda un triste vacío,
un sillón desierto,
una flor marchita,
rostro pálido y seco,
como la luna en noches de tiempos grises...

Y siento el resuello de mi aliento
y de mi corazón,
esperando,
buscando,
perdidos,
en silencio....

Y mis ojos vagan tristes
por un universo vacío y dimensional,
y vuelvo a dar vueltas y más vueltas,
y te llamo
y no respondes,
ni siquiera el crujido de las viejas sillas se oyen.

Ni siquiera el eco dormido de un susurro,
nada,
no escucho tu voz,
ni el sonido de mis lágrimas cayendo,
ni el grito silencioso y dormido de mi corazón despierto...

Te sueño,
te pienso,
te siento,
te deseo,
te admiro,
te poseo,
te tengo,
ven conmigo,
ven a mí....

Quiero amarte,
alma mía,
hasta que la luna amanezca
y otra noche muera
y otro día nazca,
ven,
realicemos el más sublime acto de la creación,
demos vida a la vida
y muerte a la muerte.

Déjame besar tus labios,
tocar tu piel,
sentir tu aliento,
oir tus gemidos,
como el canto de un gorrión en vuelo,
ven,
siente mis caricias,
siente mi amor,
amado.

Acaso,
¿No oyes mis llantos?
Acaso,
¿No oyes mis ruegos?

Sin tí,
mi alma está completamente incompleta,
sin tí,
mis sueños son simples quimeras,
retazos de brisas que nadie encuentra...

Ven,
que sin tí,
mi vida es como las horas más oscuras
y tristes de la noche...


Sin tí,
mi alma es tan gris,
como una capa vieja y rota,
sin tí,
la vida me pesa,
como pesan los años en un cuerpo viejo y cansado,
sin luz,
sin salud,
sin amor...

Ven,
que mi vida sin tí,
no tiene complemento,
déjame escuchar tu voz,
déjame contarte mi mayor secreto,
ven,
vamos a darle,
tiempo al tiempo.

Caracas, 11-08-2008