domingo, 31 de mayo de 2009

XI

Préstame tus manos,
para hacer un sueño.

Préstame tu voz,
para hacer una canción.

Préstame tus ojos,
para llorar una sonrisa.

Préstame tu boca,
para reir una lágrima.

Préstame tu aliento,
para robar un ensueño
cargado de besos
y mucha emoción.

Préstame la noche,
para amarte sin reproches.

Préstame tu vida,
para darte mi pasión.


Caracas, 30-05-2009