miércoles, 12 de agosto de 2009

tu amor - Olga Tañón

Excelente tema!!! Tan real como lo que siento.....

domingo, 9 de agosto de 2009

MI AMOR MAS GRANDE

Querida mamá
te amo tanto,
que quizás nunca me case,
pero no importa...
Tengo tu amor
que es para mí
el más importante.

Querida mamá,
madrecita de mi vida,
tú eres la flor
más hermosa de mi jardín.

Contigo he recorrido
tantos caminos,
a veces en silencio,
a veces compartiendo,
a veces discutiendo,
mas sin embargo,
siempre con un amor
infinito y eterno...

Querida mamá,
gracias,
por apoyarme en mis sueños,
gracias,
por aceptarme y amarme como soy,
por tus consejos y cariño,
gracias,
por permitirme
rayar tus revistas cuando era pequeña,
gracias,
por tu existencia en la mía.

Eres la persona más bella que conozco,
tú me distes la entrada a este mundo,
te he visto llorar,
madre mía,
como una niña
en lo profundo de tus ojos.

Con el tiempo,
mi querida mamá,
he aprendido a entenderte,
a aceptarte como eres,
a valorarte,
a amarte mucho más.

El tiempo nos vuelve sabias, madre,
sé que jamás podré agradecerte
todo lo que me has dado,
por ello le pido a Dios
que te llene de magníficas bendiciones, mi vieja.

Gracias por ser mi estrella
y guiar mis pasos,
cuando en la oscuridad
que a veces me ha envuelto,
tú has sido.

Es verdad que a veces he llorado
pensando en el día que me faltes,
más sin embargo,
he llegado a entender,
que aquí o allá,
tú siempre serás
mi mayor regalo.

Caracas, 05-08-2009

sábado, 1 de agosto de 2009

LAS VUELTAS DE LA ESPIRAL, ENTRANDO EN EL LABERINTO

Después de diecisiete años,

he vuelto a abrir la puerta,

extraño,

nunca estuvo cerrada con llave,

como pensaba.


En el fondo,

sabía que algún día,

debía abrirla y cruzar el umbral

que en aquel momento no estaba preparada para pasar.


En el estante de la entrada,

aparte de libros y polvo,

hallé mi escudo,

un poco oxidado

y mi antigua espada de doble filo y plata tallada

con formas y nudos celtas,

en cuya hoja se haya escrita una antigua oración.


La oscuridad era total en el recinto más allá,

sólo el viento se escuchaba en el titilar,

de una campana que colgaba del marco de madera de la puerta.


Encendí la lámpara,

y entonces pude ver que allí,

había otra puerta,

la definitiva,

aquella que me llevaría a recorrer

la verdad de mi ser.


Tomé mis cosas,

me dirigí a esa vieja portecilla,

con un poco de temor.

supe instintivamente,

que sólo abriría si daba tres toques,

no había otra forma…


La puerta se abrió

y toda la luz que entró,

por un momento mis ojos cegó,

hasta que mi vista se acostumbró

a aquella hermosa claridad

y puede observar que era el camino

hacia un bosque de árboles altos y verdes,

lleno de cantos de pájaros y ardillas

que corrían y saltaban de rama en rama.


A un lado,

esperando,

vi un hermoso caballo blanco,

noble, fuerte y poderoso.

su silla era muy bella,

nueva, me invitaba a montar.

acaricié sus crines y le saludé.


Supe entonces que desde aquel momento,

comenzarían las luchas

por encontrar toda mí historia,

todos mis sueños y tesoros perdidos,

supe también,

que al final del recorrido,

un guerrero con el signo del águila y del halcón,

me hallaría,

para comenzar a definir y contar otra historia,

la mejor historia,

la del Amor…


Caracas, 30-07-2009


EL CAMINO DE MI SER

Antes de venir al mundo

y tomar mi forma humana,

pedí a los Dueños del Tiempo,

la alquimia más complicada

en un alma de mujer.

Pedí en lo alto,

el signo de la Virgen,

pedí en el centro,

la señal del gemelo y la doble columna.

pedí en la Luna,

el signo del águila blanca, de la bruja y maga eterna.

Lloré tanto tiempo buscando un sentido,

tratando de sanar mis heridas y mi dolor,

no podía entender que todo eso,

sólo era una bendición.

La guía eterna al camino del encuentro,

con aquel al que busco

y no logro encontrar.

A tu Eterno e infinito Ser,

A tí,

que reflejas en tus ojos,

Amor y Bondad…


Caracas, 30-07-2006

BUSCANDO

Ya no sé si siento amor

o simplemente apatía,

camino por un desierto

y solamente veo arena.


El oasis se insinúa lejano,

veo el verdor de los árboles.

Me acerco,

se aleja.

mi cuerpo tiembla por la sed,

por el calor.


Los rayos del sol me ciegan,

también me queman.

mis labios agrietados,

sólo desean una única gota de agua,

que me devuelva la vida

y borre la pena,

de seguir vagando en tinieblas,

perdida y en eterna soledad,

buscando la luz de la verdad…


Caracas, 30-06-2009