miércoles, 19 de diciembre de 2012

Liuba María Hevia: videoclip Estela, granito de canela



domingo, 16 de diciembre de 2012

¡¡¡APRENDER A VIVIR DUELE!!!


Aprender a vivir en ocasiones duele, ese inmenso dolor cuando los golpes de la vida te sacuden, cuando ves que sólo te tienes a ti mismo para seguir luchando, para levantarte día a día y regalarle una sonrisa a esas personitas que incondicionalmente allí están, para regalar al mundo un ¡si se puede! Y regalarse a uno mismo la fuerza interior que nos lleva a la felicidad.

¡¡¡APRENDER A VIVIR DUELE!!!

Es cierto aprender duele y a pesar de que sientes que te arrancan algo de tu interior, algo de tu alma, esas experiencias que te hacen sentir que explotarás por dentro y no quedará nada de ti.


Es increíble que cuando se aprende de ese dolor, el sentimiento de plenitud es aún mayor.


Los golpes llegan a ti como el mar arrasa con las rocas y debo aceptarlo muchas veces he querido ser como esa roca, que aunque tiene múltiples heridas que el mar ha provocado sigue allí, sin destruirse porque el material con el que está hecha es tan resistente a cualquier ola.


Ser como rocas que no sienten tan sólo resisten, pero regreso y digo soy un humano, Dios o la vida....nos dio la capacidad del dolor, del sentir y del vivir esos golpes, porque es precisamente lo que construye el amor a la vida.


¿A poco creías que el amor a la vida es sólo cuando el dolor se esconde y sólo ves alegría?


La maravilla del amor está también en el dolor.


No pretendas ser como esa roca que pareciera que no le afectan los golpes de la vida, no eres esa roca.


El intentar serlo es como dejar de lado el ser humano que realmente eres, es dejar de lado la sensibilidad, el dolor y sobre todo el AMOR.


Vive cada golpe, es cierto a nadie le gustan, nunca estamos preparados cuando llegan, pero cuando pasan dejan en ti los mayores aprendizajes de tu vida, que no sólo te hacen mejor persona sino que te dan la madurez y fortaleza para seguir tu camino.

Fuente: http://www.facebook.com/photo.php?fbid=526275290725229&set=a.488552344497524.115563.167309886621773&type=1&theater

jueves, 13 de diciembre de 2012

Me he dado cuenta...


Quiero morcilla!!!


Hace días que en mi cabeza andaba rondando la incognita de saber si a los vampiros les gusta comer morcilla, por aquello de que está hecha de sangre.
En estas noches atrás decidí darle forma a la idea, busqué en internet imágenes y salió la imagen que ven arriba.
Espero que no se ofendan los señores vampiros, la morcilla es muy sabrosa por cierto.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Vida y Aventuras de Santa Claus (Latino)



La crísis se acabará.....


Vivir feliz, reflexiones de Jackson Brown

La manito de mi hijo Abel y la mano de mi sobrina Karenyelis

VIVIR FELIZ

Jackson Brown no es un gran pensador, ni un Nóbel de literatura. Es sólo un hombre común, un padre preocupado por la felicidad de su hijo que quiso escribir estos simples ‘consejos’, al momento que éste se iría a estudiar a la Universidad, lejos de su casa. Su hijo decidió fotocopiarlos y los distribuyó entre sus compañeros de estudio. Tuvieron tanto éxito, que una editorial le pidió

autorización a Brown para editar un libro con ellos. Poco tiempo después, ampliado bajo el titulo ‘Vivir Feliz’, se convirtió en un Best Seller que lleva decenas de ediciones y Millones de ejemplares traducidos a varios idiomas.


- Observa el amanecer por lo menos una vez al año.

- Estrecha la mano con firmeza, y mira a la gente de frente a los ojos.

- Ten un buen equipo de música.

- Elige a un socio de la misma manera que elegirías a un compañero de tenis: busca que sea fuerte donde tú eres débil y viceversa.

- Desconfía de los fanfarrones: nadie alardea de lo que le sobra.

- Recuerda los cumpleaños de la gente que te importa.

- Evita a las personas negativas; siempre tienen un problema para cada solución.

- Maneja autos que no sean muy caros, pero date el gusto de tener una buena casa.

- Nunca existe una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.

- No hagas comentarios sobre el peso de una persona, ni le digas a alguien que está perdiendo el pelo. Ya lo sabe.

- Recuerda que se logra más de las personas por medio del estímulo que del reproche (dile al débil que es fuerte y lo verás hacer fuerza).

- Anímate a presentarte a alguien que te cae bien simplemente con una sonrisa y diciendo: Mi nombre es fulano de tal; todavía no nos han presentado.

- Nunca amenaces si no estás dispuesto a cumplir.

- Muestra respeto extra por las personas que hacen el trabajo más pesado.

- Haz lo que sea correcto, sin importar lo que otros piensen.

- Dale una mano a tu hijo cada vez que tengas la oportunidad. Llegará el momento en que ya no te dejará hacerlo.

- Aprende a mirar a la gente desde sus sandalias y no desde las tuyas. Ubica tus pretensiones en el marco de tus posibilidades.

- Recuerda el viejo proverbio: Sin deudas, sin peligro.

- No hay nada más difícil que responder a las preguntas de los necios.

- Aprende a compartir con los demás y descubre la alegría de ser útil a tu prójimo. (El que no vive para servir, no sirve para vivir).

- Acude a tus compromisos a tiempo. La puntualidad es el respeto por el tiempo ajeno.

- Confía en Dios, pero cierra tu auto con llave.

- Recuerda que el gran amor y el gran desafío incluyen también ‘el gran riesgo’.

- Nunca confundas riqueza con éxito.

- No pierdas nunca el sentido del humor y aprende a reírte de tus propios defectos.

- No esperes que otro sepa lo que quieres si no lo dices

- Aunque tengas una posición holgada, haz que tus hijos paguen parte de sus estudios.

- Haz dos copias de las fotos que saques y envíalas a las personas que aparezcan en las fotos.

- Trata a tus empleados con el mismo respeto con que tratas a tus clientes.

- No olvides que el silencio es a veces la mejor respuesta.

- No deseches una buena idea porque no te gusta de quien viene.

- Nunca compres un colchón barato: nos pasamos la tercera parte nuestra vida encima de él.

- No confundas confort con felicidad.

- Nunca compres nada eléctrico en una feria artesanal.

- Escucha el doble de lo que hablas (por eso Dios nos dio dos oídos y una sola boca).

- Cuando necesites un consejo profesional, pídelo a profesionales y no a amigos.

- Aprende a distinguir quiénes son tus amigos y quiénes son tus enemigos.

- Nunca envidies: la envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento.

- Recuerda que la felicidad no es una meta sino un camino: disfruta mientras lo recorres.

- Si no quieres sentirte frustrado, no te pongas metas imposibles.

- La tarjeta de crédito es como la pistola, hay que sacarla solo para usarla.

JACKSON BROWN
 
Fuente: http://www.facebook.com/photo.php?fbid=523026794383412&set=a.488552344497524.115563.167309886621773&type=1

viernes, 28 de septiembre de 2012

Lo importante cada dia‏

Mi hijo Kris.






El discurso más corto pero más certero del Mundo, por Bryan Dyson, expresidente de Coca-Cola, uno de los cargos más importantes en el Planeta Tierra.
 
En un discurso a los graduados en una Universidad, hace varios años, el ex CEO de Coca Cola, Bryan Dyson, habló sobre la relación entre el trabajo y otros compromisos. 
DIJO:Imaginen la vida como un juego en el que ustedes hacen malabarismos con cinco bolas que arrojan al aire.
 
 
 
Cada una de ellas son el trabajo, la familia, la salud, los amigos y el espíritu. Pronto se darán cuenta de que el trabajo es una bola de goma. Si se cae, rebota. Pero las otras cuatro bolas: familia, salud, amigos y espíritu, son de vidrio. Si se deja caer una de esas, quedará irrevocablemente dañada, rayada, rajada o rota. Nunca volverán a ser las mismas. Compréndanlo y busquen el equilibrio en la vida.
 
¿Cómo?No disminuyan su propio valor comparándose con otros. Es porque somos todos diferentes que cada uno de nosotros es especial.
 
No fijen sus objetivos en razón de lo que otros consideran importante. Sólo ustedes están en condiciones de elegir lo que es mejor para ustedes.
 
No den por supuestas las cosas más queridas por su corazón. Apéguense a ellas como a la vida misma; porque sin ellas la vida carece de sentido.
 
No dejen que la vida se les escurra entre los dedos por vivir en el pasado o para el futuro. Si viven un día a la vez, vivirán TODOS los días de su vida.
 
No abandonen cuando todavía son capaces de un esfuerzo más. Nada termina hasta el momento en que uno deja de intentar.
 
No teman admitir que no son perfectos. Ese es el frágil hilo que nos mantiene unidos.
 
No teman enfrentar riesgos. Es corriendo riesgos que aprendemos a ser valientes.
 
No excluyan de sus vidas al amor diciendo que no se lo puede encontrar.

La mejor forma de recibir amor es darlo; la forma más rápida de quedarse sin amor es aferrarlo demasiado o dejarlo sin cuidados; y la mejor forma de mantener el amor es darle alas.
 
No corran tanto por la vida que lleguen a olvidar no sólo donde han estado sino también a dónde van.
 
No olviden que la mayor necesidad emocional de una persona es la de sentirse apreciado.
 
No teman aprender. El conocimiento es liviano, es un tesoro que se lleva fácilmente.
 
No usen imprudentemente el tiempo o las palabras. No se pueden recuperar. La vida no es una carrera, sino un viaje que debe ser disfrutado a cada paso.
 
El Ayer es historia, el Mañana es Misterio y el Hoy es un regalo: por eso se lo llama el Presente.
 
Tomado de la Red

jueves, 27 de septiembre de 2012

Cuando me amé de verdad...

Mi primito tercero Douglas.

Cuando me amé de verdad, 
comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme.. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima

Cuando me amé de verdad, 

pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.
 
Cuando me amé de verdad, 

dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.
 
Cuando me amé de verdad, 

comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.
 
Cuando me amé de verdad, 

comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.
 
Cuando me amé de verdad, 

dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.
 
Cuando me amé de verdad, 

desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad.

Cuando me amé de verdad, 

desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.
 
Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.
Charles Chaplin


Fuente:  http://www.formarse.com.ar

viernes, 13 de abril de 2012

Un nuevo comienzo‏

Foto de mi linda pollita cuando era bebé.

La vida es un ciclo constante de muerte y renovación, las más antiguas religiones del mundo consideran que el año no comienza en enero, sino a finales de marzo cuando el invierno se ha ido y principia una nueva primavera, cuando todo renace y el mundo se inunda de energía renovada.
La vida de un ser humano no es tan diferente. Todos pasamos por distintas etapas que, idealmente sirven para irnos superando, aprendiendo de nuestros errores y poniendo en marcha nuevos proyectos. Aunque estemos inmersos esa rutina inevitable que nos impone la existencia cotidiana, debemos hacer lo posible por renovarnos a cada momento.
El cambio puede empezar por nuestro entorno, modificándolo para hacerlo más confortable, más eficiente, más saludable. Quizás añadir plantas a la decoración de nuestra casa, cambiar los muebles de lugar, agregar nuevos elementos, el solo hecho de introducir algo distinto en nuestro hogar hace que nos sintamos mejor.
Pero lo que más debe estar sujeto a ese nuevo comienzo es nuestro interior. Mucha gente pasa por la vida sin hacer nada por su espíritu, por su mente, por su superación personal. Llegan a una pared simbólica de la que ya no pasan, y se estacionan esperando que transcurran los años, quizás aguardando que ocurra un milagro que mejore todo, mismo que nunca sucederá.
Quienes han estado cerca de la muerte aprenden una lección vital: vivir cada día como si fuera el último, apreciar los pequeños detalles, y trabajando cada minuto por la propia superación.
Si eres de los que viven estacionados en una forma de vida, despréndete de ese invierno psicológico y entra en una nueva primavera. Repara los daños y errores, aprende de ellos, has planes, proyectos, atrévete no solo a soñar, si no poner todo de ti para hacer realidad esos anhelos.
Aprende cosas diferentes, abre los ojos y mira que el mundo se extiende mucho más allá de los límites que quizás tu mismo has establecido.
Soñar no cuesta nada, a menos que esos sueños no cristalicen en una realidad resplandeciente. Nunca es tarde para comenzar otra vez, inicia un nuevo proyecto de vida, renovarse o morir es una frase cierta, y lo es en más de un sentido.
Renovarse es buscar caminos diferentes de nuestra existencia.
¡Cambia de look o simplemente al cambiar el estilo de tu de ropa ya eres diferente!

Mensaje tomado de las amigas del grupo de Yahoo: Eres maravillosa.


martes, 10 de abril de 2012

El amor de un Padre, Dick Rick Hoyt



Y pensar que nosotros los que estamos en buen estado, completos y sin ningún tipo de limitaciones nos quejamos tanto y pensamos que no podemos.

Estos hombres son realmente admirables y llenos de amor.

DIOS SIEMPRE LLEGA EN EL MOMENTO JUSTO

Hermoso atardecer en La Vergareña en el Edo. Bolívar, Venezuela. Año 2011
 
Todos los Domingos por la tarde, después del servicio mañanero en la iglesia, el Pastor y su hijo de 11 años iban al pueblo a repartir volantes a cada persona que veían. Este Domingo en particular, cuando llegó la hora de ir al pueblo a repartir los volantes, el tiempo estaba muy frío y comenzó a lloviznar.
 
El niño se puso su ropa para el frío y le dijo a su padre,:
OK, papá, estoy listo'.
Su papá, el Pastor, le dijo, 'Listo paraqué?'

'Papá, es hora de ir afuera y repartir nuestros volantes.'
El papá respondió, 'Hijo, esta muy frío afuera y está lloviznando. '

El niño miró sorprendido a su padre y le dijo, 'Pero Papá, la gente necesitan saber de Dios aún en los días lluviosos.'   
El Papá contestó , 'Hijo yo no voy a ir afuera con este tiempo.'

Con desespero, el niño dijo, 'Papá, puedo ir yo solo? Por favor?
Su padre titubeó por un momento y luego dijo, 'Hijo, tú puedes ir. Aquí tienes los volantes, ten cuidado.'

'Gracias papá!'
 
Y con esto, el hijo se fue debajo de la lluvia. El niño de 11 años caminó todas las calles del pueblo, repartiendo los volantes a las personas que veía.

Después de 2 horas caminando bajo la lluvia, con frío y su último volante, se detuvo en una esquina y miró a ver si veía a alguien a quien darle el volante, pero las calles estaban totalmente desiertas. Entonces él se viró hacia la primera casa que vio,  caminó hasta la puerta del frente, tocó el timbre varias veces y esperó, pero nadie salió.

Finalmente el niño se volteó para irse, pero algo lo detuvo. El niño se volteó nuevamente hacia la puerta y comenzó a tocar el timbre y a golpear la puerta fuertemente con los nudillos. Él seguía esperando, algo lo aguantaba ahí frente a la puerta. Tocó nuevamente el timbre y esta vez la puerta se abrió suavemente.
 
Salió una señora con una mirada muy triste y suavemente le preguntó:
'Qué puedo hacer por ti, hijo.'
Con unos ojos radiantes y una sonrisa que le cortaba las palabras, el niño dijo,:
'Señora, lo siento si la molesté, pero sólo quiero decirle que   ....*DIOS REALMENTE LA AMA * y vine para darle mi último volante, que habla sobre DIOS y SU GRAN AMOR.

El niño le dio el volante y se fue.
Ella solo  dijo:
'GRACIAS, HIJO, y que DIOS te bendiga.'
Bien, el siguiente domingo por la mañana el pastor estaba en el púlpito y cuando comenzó el servicio preguntó:

'Alguien tiene un testimonio ó algo que quiera compartir?.

Suavemente, en la fila de atrás de la iglesia, una señora mayor se puso de pie. Cuando empezó a hablar, una mirada radiante y gloriosa brotaba de sus ojos:

'Nadie en esta iglesia me conoce. Nunca había estado aquí, incluso todavía el domingo pasado no era Cristiana.
Mi esposo murió hace un tiempo atrás dejándome totalmente sola en este mundo. El domingo pasado fue un dia particularmente frío y lluvioso, y también lo fue en mi corazón; ese día llegué al final del camino, ya que no tenía esperanza alguna ni ganas de vivir.
Entonces tomé una silla y una soga y subí hasta el ático de mi casa. Amarré y aseguré bien un extremo de la soga a las vigas del techo; entonces me subí a la silla y puse el otro extremo de la soga alrededor de mi cuello.
Parada en la silla, tan sola y con el corazón destrozado, estaba a punto de tirarme cuando de repente escuché el sonido fuerte del timbre de la puerta.
Entonces pensé, 'Esperaré un minuto y quien quiera que sea se irá'.
 Yo esperé y esperé, pero el timbre de la puerta cada vez era más insistente, y luego la persona  comenzó a golpear la puerta con fuerza.
Entonces me pregunté, QUIEN PODRÁ SER?
Jamás nadie toca mi puerta ni vienen a verme!
Solté la soga de mi cuello y fui hasta la puerta, mientras el timbre seguía sonando cada vez con mayor insistencia.

Cuando abrí la puerta no podía creer lo que veían mis ojos, frente a mi puerta estaba el más radiante y angelical niño que jamás había visto.
Su sonrisa, ohhh, nunca podré describirla! Las palabras que salieron de su boca hicieron que mi corazón, muerto hace tanto tiempo, volviera a la vida, cuando dijo con voz de querubín:  'SEÑORA , sólo quiero decirle que DIOS realmente la ama.'

'Cuando el pequeño ángel desapareció entre el frío y la lluvia , cerré mi puerta y leí cada palabra del volante.
Entonces fui al ático para quitar la silla y la soga.
Ya no las necesitaría más. Como ven  . . .ahora soy una hija feliz del REY.
Como la dirección de la iglesia estaba en la parte de atrás del volante, yo vine personalmente a decirle GRACIAS a ese pequeño ÁNGEL DE DIOS que llegó justo a tiempo y, de hecho, a rescatar mi vida de una eternidad en el infierno.'
 
Todos lloraban en la iglesia. 
El Pastor bajó del pulpito hasta la primera banca del frente, donde estaba sentado el pequeño ángel; tomó a su hijo en sus brazos y lloró incontrolablemente.

Probablemente la iglesia no volvió a tener un momento más glorioso.

Dios bendiga tus ojos por leer este mensaje. 

Esta bella historia me llegó por correo electrónico, enviado por mi amiga Solanda Chiriguayo.

viernes, 30 de marzo de 2012

Las 11 reglas de Bill Gates para la juventud




Estas 11 reglas, Bill Gates las dictó en una conferencia dirigida a estudiantes y padres de familia, aunque duras son necesarias.

Regla Uno- La vida no es justa, acostúmbrate a ello.

Regla Dos- Al mundo no le importará tu autoestima. El mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o no contigo mismo.

Regla Tres- No ganarás US$5.000 mensuales justo después de haber salido de la preparatoria y no serás un vicepresidente hasta que con tu esfuerzo te hayas ganado ambos logros.

Regla Cuatro- Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida.

Regla Cinco- Dedicarse a voltear hamburguesas no te quita dignidad. Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: le llamaban oportunidad.

Regla Seis- Si metes la pata, no es culpa de tus padres, así que no lloriquees por tus errores; aprende de ellos.

Regla Siete- Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como son ahora. Ellos empezaron a serlo por pagar tus cuentas, limpiar tu ropa y escucharte hablar acerca de la nueva onda en la que estabas. Así que antes de emprender tu lucha por las selvas vírgenes contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación.

Regla Ocho- En la escuela puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no. En algunas escuelas ya no se pierden años lectivos y te dan las oportunidades que necesites para encontrar la respuesta correcta en tus exámenes y para que tus tareas sean cada vez más fáciles. Eso no tiene ninguna semejanza con la vida real.

Regla Nueve- La vida no se divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. Todo esto tendrás que hacerlo en tu tiempo libre.

Regla Diez- La televisión no es la vida diaria. En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar.

Regla Once- Sé amable con los "NERDS" (los más aplicados de tu clase). Existen muchas probabilidades de que termines trabajando para uno de ellos. 

Este mensaje me llegó por correo, gracias a las amigas del grupo de Yahoo, Eres maravillosa. El joven de la foto es mi primo Alfonso Aguilar.

LA BOLSA DE AGUA CALIENTE



Esta es la historia de un médico que trabajó en África.

   Una noche trabajé duro con una madre en su parto, pero a pesar de todo lo que pudimos hacer, ella falleció dejándonos un pequeño y prematuro bebé y una niña de dos años que lloraba desconsoladamente. Tuvimos  grandes problemas para mantener vivo al bebé, no teníamos incubadora ni  electricidad para hacer funcionar una.
    Tampoco teníamos alimento especial para estos casos. Aunque estábamos  sobre la línea del Ecuador, las noches a menudo eran frías con  peligrosos vientos. Una estudiante que me ayudaba fue a buscar una  cobija de lana que teníamos para los bebés.
   Otra fue a atizar el fuego y a cargar una bolsa con agua caliente. Ella  volvió casi inmediatamente muy preocupada para decirme que la bolsa se  rompió al llenarla, (las bolsas de agua caliente se rompen fácilmente  en climas tropicales). ¡Y era nuestra última bolsa!, exclamó.
   Como se acostumbra en Occidente, no hay que llorar sobre la leche derramada, de modo que en África central se puede considerar no llorar sobre bolsas de agua caliente rotas.    Éstas no crecen en los árboles, y no hay farmacias en los bosques donde comprarlas.
 “Muy bien” dije, “pon al bebé lo más cerca posible del fuego y acuéstate entre el bebé y la puerta para evitar las corrientes de aire frío. Tu trabajo es mantener con calor al bebé.”
   Al mediodía, como hacía todos los días, fui a orar con los chicos del orfanato que querrían reunirse conmigo. Les daba sugerencias sobre cosas por las cuales orar, y también les conté del pequeño bebé. Les expliqué nuestro problema de mantener al bebé con calor suficiente, la bolsa de agua caliente que se había roto, y que el bebé podía  fácilmente morir si se enfriaba. También les conté de su hermana de 2  años, que lloraba porque su madre había muerto.
   Mientras orábamos, una de las niñas, de nombre Ruth, hizo la usual sincera oración que los niños hacen en África. “Dios, por favor, envíanos una bolsa de agua caliente hoy, mañana será demasiado tarde porque el bebé habrá fallecido, por favor envíala esta tarde”.
   Mientras trataba de contenerme por la audacia de su oración, ella añadió: “y también ¿podrías por favor enviarnos una muñeca de juguete para la niña, así ella puede ver que Tú realmente la amas?”
   Como sucede a menudo con las oraciones de los niños, yo fui sacudido.
 ¿Podría yo decir amén honestamente? ¡Yo no creía que Dios podría hacer esto!
  Oh sí, yo sé que Él puede hacer todo; la Biblia dice así. Pero hay límites, ¿no es cierto? La única forma en que Dios podía contestar esta oración en particular, sería si alguien enviaba una encomienda desde el exterior. Hacía ya casi 4 años que estaba en África y nunca había recibido una encomienda.
   Y si alguien enviaba una ¿podría ser que incluya una bolsa de agua caliente? ¡Yo vivía sobre el Ecuador!
   A media tarde mientras estaba dando clases al grupo de enfermería, me llegó el mensaje de que un vehículo había llegado a mi casa. Para cuando llegué a mi casa el vehículo ya se había ido, pero en la puerta había una caja de unos 11 kilos. Sentí que mis ojos se llenaban de lágrimas, no pude abrir la caja yo solo, llamé a los niños del orfanato para que me ayuden. Con mucho cuidado sacamos los precintos y empezamos a desempacar con mucha emoción. Había unos 15 chicos observando la gran caja. Comencé a sacar Jerseys de colores muy brillantes. Los ojos de
los chicos estaban iluminados. Había vendas para los leprosos. También había pasas de uva que serían de utilidad para el fin de semana.
   Luego puse mi mano nuevamente en la caja y sentí… ¿podía esto ser cierto? Lo tomé y lo saqué. Sí. ¡Una bolsa de agua caliente nueva! 
Lloré, yo no había pedido a Dios que nos la mande; yo no creí verdaderamente que Él podía.
Ruth estaba en primera fila. Ella se adelantó y en alta voz  dijo, “si Dios envió una bolsa de agua caliente, también debe haber enviado la muñeca”.
   Escarbando hacia el fondo de la caja, ella sacó una hermosa muñeca con un vestido de colores. ¡Sus ojos brillaban, ella nunca había dudado! Mirándome me preguntó, ¿“puedo ir contigo y darle la muñeca a la niña, así ella sabrá que Jesús realmente la ama”? “Por supuesto”, respondí.
 Aquella encomienda había estado de viaje durante 5 meses, la habían enviado mis compañeros de escuela que tuvieron la impresión de obedecer  a Dios e incluir una bolsa de agua caliente, aún para la línea del Ecuador.
Y una chica había puesto la muñeca para una niña Africana 5 meses antes, en respuesta a la oración de fe de una niña de 10 años, y  traerla esa misma tarde.

“Antes que clamen, responderé yo… Isaías 65:24

Esta bonita historia me la envío mi amiga Solanda Chiriguayo por correo, no sé quien es su autor, sin embargo es una tremenda reflexión.
La niña de la foto es mi prima-sobrina-ahijada Luisanyelis, mi Terremotín.

Carta de una madre‏


Querido(a) hijo(a), el día que me veas vieja, te pido por favor que me tengas paciencia. 
Entiende que la vida es un ciclo y todos volvemos a ser niños.
Si cuando hablo contigo, repito lo mismo mil veces, no me interrumpan para decirme “eso 
ya me lo contase" solo escucharme por favor... recuerda los tiempos en que tú eras niño(a) 
y yo te leía la misma historia, hasta que te dabas dormido(a).
Cuando quiera comer algo que no deba por mi salud, no me grites, explicame con cariño así 
como yo te explique muchas veces el daño que hacían los dulces.
Cuando veas mi ignorancia ante la nueva tecnología, dame el tiempo necesario para aprender, 
y por favor no hagas esos ojos ni esas caras de desesperada.
Recuerda que yo te enseñé a hacer muchas cosas como comer, vestirte, peinarte, y cómo 
confrontar la vida...
El día que notes que me estoy volviendo vieja, ten paciencia conmigo y sobre todo trata 
de entenderme...
Si ocasionalmente pierdo la memoria o el hilo de la conversación, dame el tiempo necesario 
para recordar y si no puedo, no te pongas nerviosa, o arrogante, ten presente en tu corazón 
que lo más importante para mí es estar contigo, que me pidas consejos y me tomes en cuenta.
Y cuando mis cansadas y viejas piernas, no me dejen caminar como antes, dame tu mano, 
de la misma manera que yo te las ofrecí cuando diste tus primero pasos.
Cuando estos días vengan, no te sientas triste ni me hagas sentir incompetente, ayudame 
mientras llego al final de mi vida, pero con amor y cariño. 
Regalame flores "ahora" que puedo oler su aroma, dime que me amas "ahora" que aun puedo
 escucharte, demuestrame tu amor "ahora" que puedo verte. Aunque no tenga dinero para 
premiarte con un regalo, yo te lo agradecere con una gran sonrisa. 
 
TE AMO({}) Atte: Tu vieja, y recuerda cuidar a tus viejitos que hoy están ya mañana quien 
sabe y gracias a ellos tenemos vida y en un mañana seremos viejitos.
 
   Este bonito mensaje me lo envío mi hermana Karen por correo, uno de esos tantos que llegan
 y que sirven para hacer reflexionar sobre nuestras actitudes en la vida.
 
   La Sra. de la foto es mi abuela materna Juana Urbaez, a quién todos cariñosamente le deciamos 
Mamá Juana, Dios la tenga en su gloria. 
 

martes, 31 de enero de 2012

Compendio de una vida (mis recuerdos)

Espero ante todo no estar transgrediendo alguna ley de derechos de autor, transcribo el libro del Dr. Calvo Lairet porque me parece que es uno de esos personajes bien humanos e importantes que han dejado una honda huella en nuestra amada Venezuela, en su campo de trabajo, que fue y ha sido la medicina, y que además es un digno ejemplo a seguir para todos nosotros.

Sólo quiero rendir un humilde tributo a este insigne paisano, oriundo de mi querido Río Caribe, cabe destacar que no soy de allí, pero amo el oriente venezolano como si me hubiera parido.

No sé como llegó este libro a mi casa, pero en mi humilde arrogancia me parece que todo aquel que quiera leer las memorias que comparte el Dr. Alejandro Calvo Lairet debe hacerlo, disfrutando la prosa tan deliciosa en que narra sus vivencias.

Gratamente agradecida a todas aquellas personas que decidan leer esta transcripción,

Atte.,

Karina Barrios A.



Compendio de una vida (mis recuerdos)

Autor. Alejandro Calvo Lairet

Segunda Edición, Caracas, 1980


INTRODUCCION

Estimado lector, desde ahora te advierto que no soy un escritor, en cambio te diré, que soy un buen observador, y que puedo recordar con facilidad y claridad la mayoría de los hechos que sucedieron a mi alrededor durante los sesenta años que he vivido; estas últimas cualidades me han llevado a escribir este sencillo libro, elaborado pacientemente con los datos que he encontrado en mi memoria, lugar que he venido llenando con las imágenes de los momentos más importantes que he tenido y donde cada uno de ellos tiene un significado para mí.

Desde los más íntimos lugares de mi subconsciente, he venido sacando, estudiando y escribiendo estos recuerdos, que saltan y vienen a mi mente, según la intensidad con que pude yo grabarlos; sin duda alguna, han perdurado hasta hoy, los que tienen más afinidad con mi manera de ser y de pensar, así como los que han dado forma al cuadro de mi vida y a la vida de los hechos que han tenido relación conmigo.

Este libro no pretende ser unas memorias, sólo son las observaciones de un hombre, que al hacerlas, toma como punto de referencia a las distintas etapas de su vida, para describir una de las épocas más fructíferas y hermosas de la humanidad, así como los cambios que sucedieron en su Patria y en el mundo, especialmente en el campo de la medicina a la cual ha dedicado la mayor parte de su vida, en otras palabras, lo que me propongo es ser testigo y cronista de mi época.

Nací en una Venezuela pobre y primitiva, y he palpado durante mi vida sus esfuerzos por alcanzar estabilidad y desarrollo; he crecido en un mundo convulsionado y en plan de evolución, y he tenido el privilegio de ver los grandes adelantos y transformaciones de este siglo. Estos acontecimientos me han hecho escribir “Mis Recuerdos”, que deben ser gratos para mis contemporáneos que también vivieron y que seguramente los leerán con gran cariño; pienso que tal vez le sean de utilidad a los que están ahora recorriendo sus propios caminos, y por último, me parece que el contenido de este libro le servirá a los jóvenes de hoy, - que todo lo tienen-, para valorar mejor a los hombres de nuestra generación, y les haga ver lo poco de que disponíamos nosotros y de que con tan escasos medios, era imposible hacer más de lo que hicimos.

A. Calvo Lairet.

Caracas, 6 de junio de 1975.