viernes, 13 de abril de 2012

Un nuevo comienzo‏

Foto de mi linda pollita cuando era bebé.

La vida es un ciclo constante de muerte y renovación, las más antiguas religiones del mundo consideran que el año no comienza en enero, sino a finales de marzo cuando el invierno se ha ido y principia una nueva primavera, cuando todo renace y el mundo se inunda de energía renovada.
La vida de un ser humano no es tan diferente. Todos pasamos por distintas etapas que, idealmente sirven para irnos superando, aprendiendo de nuestros errores y poniendo en marcha nuevos proyectos. Aunque estemos inmersos esa rutina inevitable que nos impone la existencia cotidiana, debemos hacer lo posible por renovarnos a cada momento.
El cambio puede empezar por nuestro entorno, modificándolo para hacerlo más confortable, más eficiente, más saludable. Quizás añadir plantas a la decoración de nuestra casa, cambiar los muebles de lugar, agregar nuevos elementos, el solo hecho de introducir algo distinto en nuestro hogar hace que nos sintamos mejor.
Pero lo que más debe estar sujeto a ese nuevo comienzo es nuestro interior. Mucha gente pasa por la vida sin hacer nada por su espíritu, por su mente, por su superación personal. Llegan a una pared simbólica de la que ya no pasan, y se estacionan esperando que transcurran los años, quizás aguardando que ocurra un milagro que mejore todo, mismo que nunca sucederá.
Quienes han estado cerca de la muerte aprenden una lección vital: vivir cada día como si fuera el último, apreciar los pequeños detalles, y trabajando cada minuto por la propia superación.
Si eres de los que viven estacionados en una forma de vida, despréndete de ese invierno psicológico y entra en una nueva primavera. Repara los daños y errores, aprende de ellos, has planes, proyectos, atrévete no solo a soñar, si no poner todo de ti para hacer realidad esos anhelos.
Aprende cosas diferentes, abre los ojos y mira que el mundo se extiende mucho más allá de los límites que quizás tu mismo has establecido.
Soñar no cuesta nada, a menos que esos sueños no cristalicen en una realidad resplandeciente. Nunca es tarde para comenzar otra vez, inicia un nuevo proyecto de vida, renovarse o morir es una frase cierta, y lo es en más de un sentido.
Renovarse es buscar caminos diferentes de nuestra existencia.
¡Cambia de look o simplemente al cambiar el estilo de tu de ropa ya eres diferente!

Mensaje tomado de las amigas del grupo de Yahoo: Eres maravillosa.